basc

Otro sitio realizado con WordPress

Categoría: Sin categoría

Si es posible cursar estudios en Bibliotecología y Estudios de la Información

Existen países en donde se ha hablado sobre la carencia de asistencia a los usuarios dentro de las bibliotecas, como por ejemplo en México.

En contraparte, se ha intentado alcanzar una identificación en referencia al uso de la información dentro de comunidades específicas, sobre todo en aquellas que están integradas a las comunidades académicas.

Debido al desarrollo de las Tecnologías de Información y de la Comunicación, conocidas como TIC, este es un problema que se ha agudizado en los últimos tiempos, haciendo que los profesionales de la información lleguen a enfrascarse en debates teóricos con el objetivo de identificar las causas de esta notable inasistencia a las unidades de información, aseguran estudiantes de EAE opiniones.

Uno de los aspectos que se ha señalado, es la falta de desarrollo de habilidades informativas, pero también se hace mención a la necesidad de una alfabetización informativa. Con la incorporación de dispositivos o formatos electrónicos se ha llegado a acuñar el término de alfabetización digital. Mientras que un sector más de académicos ha sugerido que se apunte hacia los estudios de usuarios y con ello lograr reconocer las necesidades de información.

Razones por las que se debe estudiar a las comunidades académicas

Inicialmente porque con la educación a distancia es posible el enriquecimiento social ya que se puede formar a alumnos que logren desarrollar sus habilidades competitivas, entre ellas la crítica, el análisis y la reflexión, y estas pueden ser aplicadas de forma asertiva en diversas situaciones, y además, porque precisamente son ellos quienes se encargarán de diseñar, planear, ejecutar y evaluar servicios de información para esa población creciente que se formará en dicha modalidad, es decir, la educación a distancia.

Ante la carencia de investigaciones que estudien a esta comunidad tan específica como lo son los profesionales de la información en formación, es importante realizarse el siguiente cuestionamiento: ¿existe la posibilidad de llegar a conocer los distintos tipos de información, la forma en la que se obtiene y las preferencias de uso de los estudiantes de la modalidad a distancia?

Hurgando en las investigaciones, no ha sido posible dar con algún estudio enfocado hacia el análisis del uso de información. Aunque investigaciones más cercanas como la de Rangel Calderón y Marco Recio, hacen referencia a los estudiantes y a programas de educación a distancia donde señalan que “el actor principal de la educación –de posgrado- a distancia es el estudiante, quien se constituye en el sujeto activo y protagonista de su propio proceso educativo, mediante el aprendizaje basado en el ‘aprender a aprender’”.

En referencia a las ventajas de la educación a distancia, también es de destacar que se realizan programas distintos con los que se busca brindar oportunidades a aquellos estudiantes que no disponen de mucho tiempo. De esta forma el estudiante ya no tiene que acudir a su centro consumiendo una o dos horas de desplazamiento en un tiempo que puede emplear para investigar de forma digital.

¿Y si las bibliotecas no existieran?

Es posible que nunca hayamos imaginado una situación así. Las bibliotecas cuentan con un valor real que tenemos a nuestra disposición y que continúan utilizando, por lo que resulta complicado ubicarnos en un escenario de inexistencia o liquidación de bibliotecas y archivos, pero vamos a imaginarlo.

Inicialmente resulta algo sencillo de suponer, pues todo el acceso a la información ya sería de pago donde no todo el mundo contaría con las mismas oportunidades de conocimiento y nos encontraríamos ante una sociedad con desinformación y manipulable. En el caso de la información que es sensible, esta circularía sin control a través de los mercados negros de la información. No se tendría acceso ni conocimiento sobre nuestro pasado ya que no habría ninguna información guardada. Por otro lado, se podría dar origen a una brecha social en la que la sociedad se encontraba dividida en una sociedad informada y una sociedad desinformada.

Los archivos y las bibliotecas obviamente no existirían. No habrían llegado a nosotros la teoría de la gravedad de Isaac Newton o la teoría de la relatividad de Albert Einstein, las personas no podrían haber leído obras como Don Quijote de la Mancha de Miguel de Cervantes o Hamlet de William Shakespeare. Y en el caso de los antiguos textos egipcios o griegos, nadie sabría nada de ellos. Quizás no habíamos pensado en todos estos aspectos.

Por otra parte, no existiría la promoción cultural ni del conocimiento. Las personas quizás no leerían por lo que tendrían menos información a su alcance, lo que nos ofrecería una sociedad menos culta y por ende, más manipulable. El acceso libre a la información y a la tecnología (ordenadores, Internet…) no existiría para todo el mundo por igual. Por su parte, el derecho de acceso a la información y al ocio cultural tan solo sería para algunos pocos. Y si nos remitimos al Internet, este sería el mayor negocio de lo que conocemos en la actualidad.

La historia como la conocemos, estaría en el olvido, es más, no existiría, pero también sería muy sencillo de manipular. En su mayoría las obras creadas no existirían después de transcurrir algunos años, por lo que la humanidad se encontraría condenada a repetir errores cometidos en el pasado sin ser guiada en sus futuros pasos. Habría una gran proliferación de noticias que son falsas, siendo la tónica general de cada día.

Por si lo anterior no fuese suficiente, la desprotección social sería nuestra gran realidad. La protección de datos tanto de personas, autores, empresas, organizaciones, gobiernos la encontraríamos en entredicho. El mercado negro de la información se encontraría plagado de información sensible y como tal, estaríamos expuestos y desprotegidos ante nuestros actos y ante cualquier información que creáramos y compartiéramos por haber un mayor control sobre la información.

Cuando se trata de la propiedad intelectual y de los derechos de creación, eso también quedarían en entredicho. No existiría una manera fiable de control sobre las creaciones con el transcurso del tiempo, por lo que la copia contaría como una práctica habitual entre los que si tuvieran acceso a la información.

[Arriba]

Consejos para crear una buena biblioteca en casa

Dentro de nosotros, todos tenemos una casa de ensueño. Para nosotros sin un título de arquitectura, estas casas generalmente están hechas de películas. ¿Recuerdas esta escena en La Bella y la Bestia? La bestia lleva a Bella a la mansión. Abre las cortinas para captar cierta luz, y cuando finalmente abre los ojos, está casi sin palabras. Desde que vi esta película cuando era niña, la casa de mis sueños siempre ha tenido una biblioteca, pero no necesariamente el tipo peludo y extraño que vino con ella en la película.

Es divertido sentarse y soñar. Encontrar formas de hacer que nuestros sueños formen parte de nuestra realidad diaria es aún más divertido. Si bien la mayoría de nosotros vivimos en un castillo con 60 habitaciones, todavía es posible encontrar un lugar para encontrar un rincón de biblioteca en su hogar. A pesar de que tienen varios pisos y son un poco más anchos que las grandes maravillas representadas en la película.

En otras palabras, el elemento principal de las columnas del rincón de la biblioteca eran los estantes. Las instalaciones empotradas son geniales si eres del tipo que le gusta continuar desde el suelo, mientras que los estantes independientes son geniales, las estructuras empotradas ofrecen un aspecto realmente pulido que da la impresión de que el espacio siempre ha sido una biblioteca.

Los espacios grandes y vacíos en el hogar, como los pasillos, piden ser convertidos en bibliotecas. Extienda la pared hasta el techo con estanterías para una apariencia interior. La iluminación de riel y el corredor ayudan a terminar el espacio y lo hacen sentir como su propia habitación, no como un pasillo. Si no tiene suficientes libros, use espacios en blanco para exhibir sus colecciones o piezas pequeñas de alguna colección.

La luz natural para la biblioteca en casa es la guinda del pastel. Proporciona un espacio ideal para un dormitorio pequeño, una biblioteca y una doble función como habitación de invitados u oficina. Aquí, el propietario puede cubrir las paredes opuestas en las estanterías, lo que permite una hermosa simetría y un punto focal para la ventana del marco de la imagen (¡con un asiento en la ventana!).

Para aquellos que quieran leer mientras duermen, no hay nada mejor que las camas con doble función, que son camas y bibliotecas al mismo tiempo. La ventaja es que puede acurrucarse con un clásico antes de una larga siesta. También es posible recrear esta idea con bibliotecas que no son tan permanentes. Prueba algunas piezas independientes colocadas de la misma manera para convertir la cama en un oasis de lectura instantánea.

Lo ideal es que encuentres el espacio en tu casa que se adapte mejor a la comodidad que necesites, para que puedas recrear el espacio donde los sueños y las fantasías se hacen realidad. Además las bibliotecas son una excelente manera de fomentar la lectura en tus hijos, en caso de que tengas.

[Arriba]

Tipos de biblioteca

Las bibliotecas no están destinadas a prestar ningún material, sino a utilizar recursos dentro de la biblioteca. El ejemplo más típico se creó con fines de investigación en una universidad. Enciclopedia, diccionario, etc. que pueden necesitar un uso común para todos. contienen recursos de consultoría y estos recursos no se toman prestados ni se toman prestados. También se puede incluir en fuentes como publicaciones periódicas y periódicos. Existen algunas clasificaciones de biblioteca, entre las cuales se encuentran:

Biblioteca Nacional

Estas bibliotecas son las bibliotecas donde se recopilan todas las publicaciones locales y las publicaciones escritas en el extranjero sobre el país en la mayor medida posible. Hoy en día, en estas bibliotecas se recogen cientos de miles de volúmenes de libros, así como manuscritos, mapas, atlas, partituras, tablas, carteles, películas. Los documentos impresos del período histórico de cada país se transfirieron a estas bibliotecas.

Bibliotecas universitarias

Las bibliotecas se establecen para proporcionar diversas fuentes de información que necesitan el personal académico, los estudiantes y otro personal en educación e investigación. Crean a sus usuarios con diversos servicios como préstamos, aplicaciones e información. Proporcionan sus colecciones mediante compra, donación o intercambio.

Contiene recursos que permitirán a los estudiantes y personal académico acceder a la información que buscan y brindar servicios con personal adecuado para tal fin. Es una de las bibliotecas más antiguas. Aparte de esto, están las Bibliotecas de la Universidad Nacional de cada país que tiene una colección antigua y rica. Hoy en día, casi todas las universidades tienen bibliotecas universitarias que sirven a los usuarios con ricos recursos.

Bibliotecas privadas

Estas Bibliotecas son bibliotecas donde se reúnen libros y documentos sobre temas especiales y se ofrecen servicios. Generalmente, los individuos de ciertas profesiones u organizaciones de nivel industrial se benefician de los servicios que brindan estas bibliotecas. Además, las bibliotecas creadas por individuos en sus propios hogares se consideran bibliotecas privadas.

Bibliotecas públicas

Proporcionan gratuitamente productos e información cultural al servicio de la humanidad utilizando materiales pertenecientes a todo tipo de bibliotecas y diversos medios de comunicación, desde los siete hasta los setenta, sin distinción de religión, idioma, edad, raza, género, nacionalidad, educación, cultura, nivel socioeconómico y opinión política.

Son organizaciones sociales que juegan un papel importante en la actividad educativa que les brindan la oportunidad de dedicar su tiempo de educación y ocio a lo largo de su vida.

Bibliotecas itinerantes

Estos son tipos de bibliotecas creadas para proporcionar servicios bibliotecarios a pequeños asentamientos rurales y urbanos que no son adecuados para establecer una biblioteca. Para el primer ejemplo de estas bibliotecas, estas bibliotecas, que consisten en carruajes tirados por caballos y estanterías para libros que se colocaron en Inglaterra en el siglo XIX, proporcionaron servicio de biblioteca tanto a los centros del pueblo como a las casas.

[Arriba]

Aprobado un proyecto de ley con el que se garantizan los cuidados paliativos a pacientes

En días recientes la Cámara de Senadores aprobó un proyecto de ley con el que se garantiza el acceso de pacientes a cuidados paliativos. Tal iniciativa se encuentra girada a Diputados con el fin de que se transforme en Ley.

Del mismo modo, los legisladores llegaron a ratificar otros proyectos como lo son «telesalud» y una modificación dentro de la Ley de Defensa del Consumidor con la finalidad de adecuarla a los tiempos que se están viviendo. Además, se llegaron a aprobar iniciativas referidas a una serie de acuerdos internacionales.

De acuerdo con las explicaciones del titular de la Comisión de Salud en el Senado, Mario Fiad, este primer proyecto tiene como finalidad «asegurar el acceso de los pacientes a todos los cuidados paliativos en sus distintas modalidades, tanto en el ámbito público, privado como de la seguridad social y del acompañamiento a sus familias».

Esta ha sido una iniciativa que fue aprobada con 68 votos a favor, por lo que ahora deberá ser debatida en Diputados, para que la misma se transforme en Ley.

En referencia al segundo proyecto, es decir, el de «telesalud», es una iniciativa con la que se pretenden regular los principios y alcances de ésta como modalidad de prestación de servicios de salud, mediante la incorporación del uso de Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) y dispositivos.

Esta reciente normativa alcanzó a acumular 70 votos a su favor por parte de la Cámara alta. «No viene a suplantar nada, se trata de una herramienta complementaria», de esta manera lo aseguró Julio Cobos, de la Unión Cívica Radical.

En un cuarto lugar, se llegó a la aprobación de una modificación de la Ley de Defensa del Consumidor. Dentro de la misma son planteados cambios que están acordes a las modificaciones tecnológicas.

En consecuencia, los licenciatarios del servicio de telefonía móvil se encuentran en la obligación de detallar todas las localidades en las que se preste el servicio y el alcance de dicha cobertura en cada una de ellas. «Cuanto más lejos, menos conectados y más cara la conectividad con la que contamos», de esta manera lo señaló Alfredo Luenzo durante su intervención.

En referencia a otros proyectos

Como punto final de esta agenda, se votaron a favor un par de iniciativas que se encuentran vinculadas con tratados internacionales. Con respecto a la primera, se trata de una enmienda que se le ha hecho al Estatuto de Roma en referencia a la Corte Penal Internacional.

De acuerdo a lo señalado, se incorporaron 3 delitos: aquellos que lesionan el cuerpo humano con fragmentos no detectables por rayos X, los que utilizan agentes microbianos y los que usan rayos láser para enceguecer. Del mismo modo, se llegó a aprobar el Protocolo de la Enmienda para Prevenir la Contaminación realizada por los Buques, en favor del ambiente.

[Arriba]

Estas son las ventajas de cursar estudios de posgrado en Colombia

En vista de que nos encontramos en un mundo que cada día se muestra más competitivo, los posgrados han venido a ganar terreno como una gran alternativa cuando buscamos darle fortaleza a nuestra profesión, y en ello Colombia no se ha quedado como una excepción dentro de dicha tendencia.

De acuerdo a las cifras suministradas por el Ministerio de Educación Nacional, durante el año 2005 existían en el país alrededor de 58.918 estudiantes que estaban matriculados en especializaciones, maestrías y doctorados, moto que para el 2018, se elevó a 221.091 estudiantes matriculados, contando con que ese es el último año con cifras oficiales.

Pero sería relevante conocer ¿A qué se debe dicho aumento?. Si lo que buscamos es tener una noción clara es necesario pasar de la abstracción estadística a los efectos concretos que los posgrados ocasionan en las vidas de quienes los estudian.

Es así como Óscar Armando Ibarra, quien es el director de Formación de la Universidad de Ciencias Aplicadas y Ambientales (U.D.C.A.), señala que cursar un posgrado viene a representar ventajas académicas, pero además laborales y personales.

Si lo vemos desde un punto de vista académico, las especializaciones responden a problemas que son específicos, pero además demuestran un profundo dominio de conocimientos con los que se pueden generar soluciones, mientras que en el caso de las maestrías, estas “dan cuenta de capacidades tanto para llevar a cabo investigaciones como para profundizar en el perfeccionamiento de una profesión”, acota Ibarra.

Esta es una vinculación que se realiza en el ámbito laboral, que es donde se incrementan las posibilidades de aspirar a mejores cargos y obtener mayores remuneraciones. Del mismo modo, se abren nuevas puertas, ya que los posgrados permiten la dedicación a la docencia y a la investigación académica.

Es de gran relevancia señalar los beneficios y las satisfacciones personales que vienen a representar los posgrados, debido a que ayudan a descubrir y crear cosas nuevas, gracias a que abordan conocimientos de alto nivel en los campos disciplinar, tecnológico e, incluso humano.

Generar un impacto

Aparte de lo expuesto anteriormente, para los estudiantes una motivación esencial radica en encontrar nuevas maneras de transformar positivamente los distintos contextos.

Existen instituciones como la U.D.C.A. que presentan oferta de posgrados en siete áreas del conocimiento: ciencias, ciencias de la salud, ciencias agropecuarias, ciencias ambientales y de la sostenibilidad, ciencias administrativas y comerciales, ciencias jurídicas y ciencias de la educación. Esta se trata de una oferta que en buena medida, se ha construido en función de los requerimientos emanados de la situación real que afronta el país y debido a la demanda de los mismos estudiantes, de esta manera lo señala Óscar Armando Ibarra.

Un ejemplo claro podemos encontrarlo en la Facultad de Ciencias Agropecuarias, ya que la misma cuenta con una maestría y especializaciones que son presenciales y también a distancia, las que, de acuerdo a su decana Teresa Carvajal Salcedo, vienen a cumplir una importante misión en lo que respecta al contexto nacional. En tal sentido, cabe destacar que Colombia tiene gran potencial agropecuario por lo que se hace necesario capacitar a los profesionales a fin de mejorar los procesos productivos dentro del sector, desarrollar la tecnología a fin de minimizar la pobreza y además, aplicar las investigaciones con el objetivo de contribuir al desarrollo de la responsabilidad ambiental y la sostenibilidad.

[Arriba]

Si desde siempre has querido ser bibliotecario, no esperes más

Las bibliotecas siempre serán sinónimo de paz y tranquilidad. Ese lugar en donde se puede pensar para darle paso a nuestros conocimientos. Y no solo son importantes los lectores, estudiantes que quieran estar en un ambiente lleno de paz, según alumnos del foro EAE online opiniones, sino que existe una figura que es imprescindible para el funcionamiento de la misma: el bibliotecario. El mismo es el responsable de que dicho centro se encuentre coordinado y pueda ofrecer distintas actividades cada día.

¿Qué se debe estudiar para ser bibliotecario?

En el transcurso del tiempo, el nombre del título universitario que se requiere para ejercer como bibliotecario ha variado pues hace unos años, se le llamaba a la carrera Biblioteconomía y estaba considerada como una diplomatura. Más tarde, pasó a ser Licenciatura en Documentación, y en la actualidad el título que le corresponde es el Grado en Información y Documentación, y puede ser cursado presencialmente o a distancia.

Existe otra opción, y es estudiar una carrera que esté vinculada al mundo de la documentación, es decir, Periodismo, Filología, Historia, entre otras; y luego completar dicha formación con un máster especializado. Aunque se debe mantener presente los requisitos de acceso a cada plaza. En algunas situaciones, el Grado en Documentación podría ser imprescindible, mientras que para otros suele valorarse la pluri disciplinariedad.

Lo importante en todo caso es tomar en cuenta de que se trata de un sector que cuenta con posibilidades bastante diversas y donde la eclosión del mundo digital ha abierto un horizonte de recientes retos para tales profesionales, como por ejemplo: gestionar y archivar la información digital, abordar y prevenir los riesgos de seguridad, entre otros. En otras palabras, el mundo de la documentación ha evolucionado sin olvidar su legado tradicional.

Cualidades de un bibliotecario

Se tiene la idea de que se trata de una actividad bastante estática, aunque no toda persona se encuentra preparada para trabajar en una biblioteca. Estas son algunas de las cualidades que son imprescindibles para un profesional de la documentación:

  • Interés por la cultura en general y la lectura en particular.
  • Capacidad comunicativa para trabajar de cara al público.
  • Habilidad para gestionar y ordenar la información.
  • Creatividad en la organización de actividades.
  • Sentido autodidacta y predisposición para adaptarse a los cambios.
  • Es el principal responsable del catálogo y del préstamo.
  • Controla la disponibilidad de espacios, tiempos y materiales.
  • Revisa la ordenación del material de manera periódica.
  • Divulga las nuevas adquisiciones: libros, películas, música, etc.
  • Realiza el programa de actividades y vela por su cumplimiento.
  • Se encarga de la confección de listas para adquirir fondos.
  • Mantiene al día los tablones de anuncios que afectan a la biblioteca.
  • Recoge datos sobre el uso de fondos, espacios, préstamos y necesidades.
  • Hace la presentación de la biblioteca a los usuarios.

Salidas laborales para un bibliotecario

Como hemos mencionado, las bibliotecas son una salida laboral para quienes se han graduado en Documentación. Aunque se pueden encontrar otras opciones en el mercado de trabajo como es el caso de los archivos públicos y privados y de los centros educativos.

[Arriba]

Cómo clasifican las bibliotecas miles de libros

¿Cómo sigues tu camino mientras colocas tus libros en los estantes? Es posible clasificar los libros en orden alfabético según sus títulos, agrupar a los autores dentro de sí mismos, separarlos según los títulos de sus materias o hacer un orden del libro más antiguo al más nuevo. Puede organizar su biblioteca personal de 400 a 500 libros para encontrar fácilmente el libro que está buscando clasificándolos de acuerdo con cualquiera de estos métodos.

Sin embargo, hay miles o incluso millones de libros en una biblioteca, y se utilizan varios sistemas de clasificación que combinan los métodos enumerados anteriormente para encontrar todos estos libros fácilmente cuando se desee. Los libros se catalogan de acuerdo con estos sistemas y se colocan en estanterías.

Hay tres sistemas de catalogación que se utilizan comúnmente en las bibliotecas de todo el mundo: el Sistema de clasificación decimal Dewey, el Sistema de clasificación decimal universal y el Sistema de clasificación de la Biblioteca del Congreso.

Libros numerados en la categoría de ciencias sociales según el sistema de clasificación decimal Dewey

En el antiguo sistema utilizado en la biblioteca de Amherst College en los EE. UU., El número de inventario se daba a los libros según el orden en que se compraban y los libros se colocaban en los estantes. Con este método, los libros no relacionados estaban uno al lado del otro solo porque se compraron en el mismo período y, a medida que aumentaba el número de libros, se hacía difícil encontrar un libro en particular.

La característica más destacada del sistema desarrollado por Melvil Dewey, quien fue contratado para resolver este problema, fue que los libros estaban ordenados en los estantes de acuerdo a sus relaciones entre ellos y sus lugares podían cambiar a medida que llegaban nuevos libros. Dewey también compró los derechos de autor al publicar los detalles del sistema que desarrolló en 1876. Este método, conocido como Clasificación Decimal Dewey (DDC), es el sistema de biblioteca más utilizado en la actualidad.

Diez temas principales utilizados en DDC son los siguientes.

000 – Ciencias de la computación, informática y estudios generales
100 – Filosofía y psicología
200 – Religión
300 – Ciencias sociales
400 – Idioma
500 – Ciencias básicas
600 – Tecnología
700 – Arte y creatividad
800 – Literatura
900 – Historia y geografía

Sistema de clasificación decimal universal

En 1895, el belga Paul Otlet y Henri La Fontaine, que querían preparar una bibliografía de todos los trabajos publicados hasta ese día, escucharon a DDC cuando buscaban una forma de clasificar toda la información y obtuvieron permiso para utilizar este sistema, del cual Dewey tenía copyright en el proyecto en el que estaban trabajando.

Sin embargo, posteriormente desarrollaron este sistema, basado en DDC , y lo publicaron bajo el nombre de Répertoire bibliographique universel (Repertorio de Bibliografía Universal) en 1905. Este estudio es conocido como el antepasado de los motores de búsqueda ya que plantea el problema de clasificar el conocimiento universal y le ofrece una solución. Por lo tanto, la primera edición del trabajo de Otlet y La Fontaine ha sido aceptada en la Lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO.

[Arriba]

Para una excelente colección biblioteca, aquí tienes los mejores consejos

Distinta a la idea que posiblemente nos hemos formado, las bibliotecas no solo tienen libros, sino que además a su disposición tienen películas, revistas, periódicos, juegos de mesa, música, juegos electrónicos, y más. Las bibliotecas funcionan como un dispositivos que contienen información para nosotros, en múltiples formatos como se encuentra la información hoy en día, todo eso se encuentra constituida en la colección de una Biblioteca.

Cuando se piensa en una colección de biblioteca, lo recomendable es que la colección responda a una intención, a una lógica, a lo que se denomina una línea editorial. En otras palabras, se trata de que todos los libros y los diversos elementos mantengan un objetivo. Una biblioteca no se trata de una bodega, en donde se puede almacenar de manera ordenada una serie de elementos. Como se sabe, el principal objetivo de una bodega se encuentra en tener las cosas ordenadas, resguardadas y ubicables.

Muchas personas tienen la idea de que las bibliotecas son similares a las bodegas, por lo que ponen mucho énfasis en el orden, resguardo y organización de los libros. Durante mucho tiempo las bibliotecas solo se trataban de eso, pero con el paso de los años las cosas han cambiado entendiéndose que ellas son espacios públicos en donde suceden procesos formativos y donde las personas pueden intercambiar experiencias; en ellas principalmente existe aprendizaje.

Una biblioteca se trata de un centro de formación. Por ejemplo, si se trata de una biblioteca musical, esta tendrá una colección que se sustentará de una gran inclinación por los dispositivos sonoros, los libros y publicaciones que tienen que ver con la técnica de ejecución de instrumentos musicales, con el análisis de la historia y con la vanguardia de la música. Pero también puede ser un escenario para la interpretación y apreciación de dicho arte.

La premisa inicial en una biblioteca es bueno contar con ejemplares de obras clásicas, las que quizás son más sencillas de conseguir vía donaciones, pero también pueden ser las propias y las de los vecinos y usuarios. Así mismo, es de considerar que las bibliotecas generalmente cuentan con una importante cantidad de obras de narrativa, y para ello se debe poner énfasis en la novedad, cosa que se consigue tratando de mantener una oferta renovada, en donde se incluyan éxitos literarios del momento que sean exhibidos en un lugar que esté visible a fin de garantizar que los libros a disposición se encuentran vigentes y son actuales.

Otro aspecto interesante es desarrollar las colecciones en orden a la discusión y controversias que se muestran en la actualidad, y se encuentran contenidas en los libros de ensayo. Ante ello, resulta interesante realizar jornadas de discusión en el espacio ciudadano que es también una biblioteca. También resulta interesante que se destaque la existencia de autores y creadores locales o nacionales, ya que una biblioteca pública debe ser ese espacio natural donde los escritores, narradores y poetas puedan presentar y difundir sus creaciones.

En muchos países aún se contempla una digresión, por lo que existe una organización central de las bibliotecas, en donde se dispone de recursos nacionales y, en oportunidades para bajar costos, de manera centralizada la administración se ocupa de adquirir volúmenes importantes de libros para todas las bibliotecas de dicho país; pero la forma de acabar con esa uniformidad temática haciendo pertinente una colección, es haciendo que quienes se encuentra a cargo de las bibliotecas se ocupen de nutrir y enriquecer los títulos que poseen con contenidos propios, que hagan la diferencia.

[Arriba]

Una biblioteca ordenada si se puede lograr con estos consejos

Un lector puede ver como un paraíso a una biblioteca ordenada, aunque también podemos encontrarnos con personas que son más metódicas. Pero, los métodos para lograr ese anhelado orden no siempre suelen ser los más apropiados y en algunos casos, podrían llegar a ser contraproducentes.

Cuando se trata de funcionalidad, ésta podría desglosarse de la siguiente manera:

  • Orden
  • Facilidad para colocar y retirar títulos
  • Mantenimiento sencillo
  • Aspecto llamativo, armonioso, original y agradable a la vista

Aspectos preliminares que deben ser tomados en consideración

Existen diversas consideraciones que deben tomarse en cuenta antes de comenzar a idear o aplicar un determinado método para la organización de la biblioteca, como por ejemplo si aparte de libros habrán revistas, fanzines, cómics y otros textos. Así mismo, pensar en los accesorios que son incluidos en las estanterías.

Igualmente debemos considerar que en diversas oportunidades acumulamos títulos que ya no se aprovechan de ningún modo como textos académicos, guías, papeles varios y afines, que inutilizan los espacios haciendo que las estanterías luzcan desordenadas. Cuando vivimos este tipo de situación, podríamos realizar una donación de los textos que se encuentren en buen estado y aún se mantengan vigentes en las bibliotecas públicas o instituciones educativas, así liberamos espacio y se contribuye positivamente al bienestar cultural y social.

Conseguir una biblioteca ordenada

Inicialmente debemos retirar todos los libros hasta vaciar completamente la biblioteca. Luego limpiamos cada sección del mueble, para seguidamente hacerlo con cada libro. Cuando visualicemos todo el espacio libre, es cuando resulta más sencillo establecer un orden concreto.

Seguidamente, debemos considerar de qué manera nos gustaría encontrar los libros: por color, tamaño, grosor, editorial, autor, género, etcétera. De ser por un rasgo físico, entonces consideremos si queremos visualizar solo los lomos o dejar a la vista alguna portada de nuestra preferencia.

Generalmente se recomienda evitar libros apilados en torres, es decir, uno sobre otro, pues no ayudará a mantener el orden. Incluso, podría impedir la visualización de cada uno de los títulos y resultar un tanto agobiante para la vista, ya que supone un problema al momento de consultar los volúmenes inferiores.

Como tercer paso, debemos limitar el espacio, ya que en oportunidades mientras más limitado es el espacio, más sencillo resulta colocar los libros de una manera ordenada. Por supuesto, no se trata de irse a los extremos en este aspecto.

¿Cómo podemos limitar el espacio de una estantería?

Esto no es algo complicado, ya que podemos colocar algún accesorio que ocupe una parte de la estantería pero que a su vez, funcione como punto de apoyo para mantener los libros de forma vertical. Este accesorio puede ser una pieza de arte, un reloj, una planta, entre otros.

Como una idea adicional, y en el caso de que tengamos por costumbre tomar prestados libros, se les puede asignar un pequeño espacio para su conservación en la biblioteca y que continúe luciendo ordenada. Lo recomendable es disponer de las estanterías más bajas, pues resulta mucho más sencillo colocar y retirar los libros.

[Arriba]