basc

Otro sitio realizado con WordPress

Ir a la biblioteca puede ser divertido

Gracias a la implementación de innovadores proyectos de lectura y de desarrollo en las comunidades, las bibliotecas han cambiado la percepción que algunas personas tenían como por ejemplo de que son lugares aburridos y exclusivos para desarrollar investigaciones. Tampoco es un sitio para perder el tiempo o crear memes. La diversión viene dada de otro modo.

Hay algunos tips que pueden ayudar a la hora de leer y en cualquier espacio. Por ejemplo, escoger libros de acuerdo al interés y la edad de quien los va a leer, a los niños les gusta leer sobre lo que a ellos les interesa: animales, juguetes, dinosaurios. Ellos disfrutarán esos libros mucho más que otros.

Emplea libros interactivos: Los niños aprenden mejor mientras juegan. Busca libros con elementos divertidos para ver, tocar, y escuchar. Algunos de los libros más interesantes incluyen páginas con texturas, piezas que se levantan o giran, sonidos grabados, etc. Es recomendable eliminar las distracciones: Si estas con un niño pequeño, ponlo en tus piernas. Si estás con un niño más grande, siéntate junto a él en el sofá o en el suelo y asegúrate de que esté enfocado contigo en el libro. Por las noches, apaga las luces principales y lee con una luz dirigida para que el enfoque del niño sea en el cuento.

Es aconsejable seguir la lectura con tu dedo. Los niños mayores de 4 años ya pueden empezar a indicar y reconocer los sonidos y asociarlos con las letras si puedes, usa libros con rimas, especialmente para un niño que está comenzando a leer, esto lo ayuda con la memoria y la fonética, además de identificar correlaciones entre palabras similares. Se deben encontrar libros que los hagan reír, con humor, que sean divertidos de leer y que dejen a los niños con una sonrisa al llegar a la página final, ya que con ello querrán volver al principio y leerlos de nuevo.

Así mismo, busca libros musicales. Ya sean libros inspirados en canciones populares, libros que estén acompañados de música o videos animados basados en libros con la letra a seguir. A los niños les encantará cantar las canciones y se les facilitará más la lectura.

Deben sumergirse en la historia. Ponte de pie y actúa las escenas, imita las voces de los personajes, utiliza accesorios para darle vida a los cuentos. Así la lectura se convierte en juego y es más divertida. No te preocupes si el niño quiere leer el mismo libro 20 veces seguidas. A los chiquitos les encanta la repetición y van aprendiendo a hacer la correlación entre lo memorizado y las palabras en el texto.

Recuerda que tus hijos son tu reflejo y si tú estás disfrutando de la actividad, de seguro ellos también la estarán disfrutando. Diviértete y verás que ellos lo hacen también. Es así como el amor a los libros se desarrolla y crece día a día. Por lo tanto, cualquier actividad que contribuya a animar o a alentar a los pequeños lectores a que participen de forma animada y activamente hará la diferencia. Y si la lectura se acompaña luego con un delicioso helado, mejor.