basc

Otro sitio realizado con WordPress

Si es posible cursar estudios en Bibliotecología y Estudios de la Información

Existen países en donde se ha hablado sobre la carencia de asistencia a los usuarios dentro de las bibliotecas, como por ejemplo en México.

En contraparte, se ha intentado alcanzar una identificación en referencia al uso de la información dentro de comunidades específicas, sobre todo en aquellas que están integradas a las comunidades académicas.

Debido al desarrollo de las Tecnologías de Información y de la Comunicación, conocidas como TIC, este es un problema que se ha agudizado en los últimos tiempos, haciendo que los profesionales de la información lleguen a enfrascarse en debates teóricos con el objetivo de identificar las causas de esta notable inasistencia a las unidades de información, aseguran estudiantes de EAE opiniones.

Uno de los aspectos que se ha señalado, es la falta de desarrollo de habilidades informativas, pero también se hace mención a la necesidad de una alfabetización informativa. Con la incorporación de dispositivos o formatos electrónicos se ha llegado a acuñar el término de alfabetización digital. Mientras que un sector más de académicos ha sugerido que se apunte hacia los estudios de usuarios y con ello lograr reconocer las necesidades de información.

Razones por las que se debe estudiar a las comunidades académicas

Inicialmente porque con la educación a distancia es posible el enriquecimiento social ya que se puede formar a alumnos que logren desarrollar sus habilidades competitivas, entre ellas la crítica, el análisis y la reflexión, y estas pueden ser aplicadas de forma asertiva en diversas situaciones, y además, porque precisamente son ellos quienes se encargarán de diseñar, planear, ejecutar y evaluar servicios de información para esa población creciente que se formará en dicha modalidad, es decir, la educación a distancia.

Ante la carencia de investigaciones que estudien a esta comunidad tan específica como lo son los profesionales de la información en formación, es importante realizarse el siguiente cuestionamiento: ¿existe la posibilidad de llegar a conocer los distintos tipos de información, la forma en la que se obtiene y las preferencias de uso de los estudiantes de la modalidad a distancia?

Hurgando en las investigaciones, no ha sido posible dar con algún estudio enfocado hacia el análisis del uso de información. Aunque investigaciones más cercanas como la de Rangel Calderón y Marco Recio, hacen referencia a los estudiantes y a programas de educación a distancia donde señalan que “el actor principal de la educación –de posgrado- a distancia es el estudiante, quien se constituye en el sujeto activo y protagonista de su propio proceso educativo, mediante el aprendizaje basado en el ‘aprender a aprender’”.

En referencia a las ventajas de la educación a distancia, también es de destacar que se realizan programas distintos con los que se busca brindar oportunidades a aquellos estudiantes que no disponen de mucho tiempo. De esta forma el estudiante ya no tiene que acudir a su centro consumiendo una o dos horas de desplazamiento en un tiempo que puede emplear para investigar de forma digital.

Los comentarios están cerrados.