basc

Otro sitio realizado con WordPress

Una biblioteca ordenada si se puede lograr con estos consejos

Un lector puede ver como un paraíso a una biblioteca ordenada, aunque también podemos encontrarnos con personas que son más metódicas. Pero, los métodos para lograr ese anhelado orden no siempre suelen ser los más apropiados y en algunos casos, podrían llegar a ser contraproducentes.

Cuando se trata de funcionalidad, ésta podría desglosarse de la siguiente manera:

  • Orden
  • Facilidad para colocar y retirar títulos
  • Mantenimiento sencillo
  • Aspecto llamativo, armonioso, original y agradable a la vista

Aspectos preliminares que deben ser tomados en consideración

Existen diversas consideraciones que deben tomarse en cuenta antes de comenzar a idear o aplicar un determinado método para la organización de la biblioteca, como por ejemplo si aparte de libros habrán revistas, fanzines, cómics y otros textos. Así mismo, pensar en los accesorios que son incluidos en las estanterías.

Igualmente debemos considerar que en diversas oportunidades acumulamos títulos que ya no se aprovechan de ningún modo como textos académicos, guías, papeles varios y afines, que inutilizan los espacios haciendo que las estanterías luzcan desordenadas. Cuando vivimos este tipo de situación, podríamos realizar una donación de los textos que se encuentren en buen estado y aún se mantengan vigentes en las bibliotecas públicas o instituciones educativas, así liberamos espacio y se contribuye positivamente al bienestar cultural y social.

Conseguir una biblioteca ordenada

Inicialmente debemos retirar todos los libros hasta vaciar completamente la biblioteca. Luego limpiamos cada sección del mueble, para seguidamente hacerlo con cada libro. Cuando visualicemos todo el espacio libre, es cuando resulta más sencillo establecer un orden concreto.

Seguidamente, debemos considerar de qué manera nos gustaría encontrar los libros: por color, tamaño, grosor, editorial, autor, género, etcétera. De ser por un rasgo físico, entonces consideremos si queremos visualizar solo los lomos o dejar a la vista alguna portada de nuestra preferencia.

Generalmente se recomienda evitar libros apilados en torres, es decir, uno sobre otro, pues no ayudará a mantener el orden. Incluso, podría impedir la visualización de cada uno de los títulos y resultar un tanto agobiante para la vista, ya que supone un problema al momento de consultar los volúmenes inferiores.

Como tercer paso, debemos limitar el espacio, ya que en oportunidades mientras más limitado es el espacio, más sencillo resulta colocar los libros de una manera ordenada. Por supuesto, no se trata de irse a los extremos en este aspecto.

¿Cómo podemos limitar el espacio de una estantería?

Esto no es algo complicado, ya que podemos colocar algún accesorio que ocupe una parte de la estantería pero que a su vez, funcione como punto de apoyo para mantener los libros de forma vertical. Este accesorio puede ser una pieza de arte, un reloj, una planta, entre otros.

Como una idea adicional, y en el caso de que tengamos por costumbre tomar prestados libros, se les puede asignar un pequeño espacio para su conservación en la biblioteca y que continúe luciendo ordenada. Lo recomendable es disponer de las estanterías más bajas, pues resulta mucho más sencillo colocar y retirar los libros.

Los comentarios están cerrados.